Cistoscopia

¿Qué es la cistoscopia?

La cistoscopia es una técnica endoscópica que realizamos los urólogos para examinar el interior de la vejiga urinaria y la uretra, se utiliza para ello un cistoscopio flexible de pocos milímetros de diámetro que nos permite valorar:

  • Vejiga: para observar pólipos vesicales, tumores, divertículos, cistitis intersticiales, litiasis/piedras vesicales.
  • Uretra: para observar estrecheces del calibre de la uretra/estenosis uretrales, aumento del tamaño prostático que pueda obstruirla

¿Cuándo es recomendable realizar una cistoscopia?

Los urólogos insistimos en la realización de una cistoscopia cuando no sea posible descartar patología mediante otros medios menos invasivos como pueden ser la ecografía o el examen físico; sobre todo, ante algunos signos que nos hagan sospechar que puede haber algún problema. Los motivos que nos llevan a realizarla son:

  • Hematuria: es como denominamos a la sangre que se ve a simple vista en la orina que se ve roja.
  • Hematuria microscópica: en este caso la sangre no se vé pero sí aparece en la prueba de orina.
  • Dolor con la micción: pueden tener causas como piedras, alteraciones crónicas de la vejiga, cuerpos extraños.
  • Seguimiento en paciente operados de tumores vesicales: ya que a veces puede volver a aparecer lesiones y es importante su diagnóstico precoz.

¿Qué es un Cistoscopio?

Es el aparato que utilizamos para ver la vejiga por dentro. Viene de unir las palabras “cisto” vejiga y “copio” sistema de visión. Presenta una punta alargada flexible con un mando mediante el cual puedes controlar su dirección. En su cabezal se acopla un sistema de visión en HD y una luz para poder reproducirlo en una pantalla.

¿Cómo se realiza?

Para la realización de la cistoscopia el paciente se coloca tumbado y el urólogo le aplica un gel lubricante con anestésico local dentro del pene para facilitar la introducción del cistoscopio o aparato para realizar la prueba. En esa introducción va observando toda la morfología de la uretra y si presenta algunas alteraciones. Llega a la parte final de la uretra justo antes de entrar en la vejiga y ve la próstata. Se introduce en la vejiga y repasa cada una de las caras de forma sistemática para que no quede ninguna forma sin explorar. Todo este procedimiento se realiza con agua por lo que es normal que al final del procedimiento sienta ganas de orinar al haber llenado la vejiga.

¿Es dolorosa la cistoscopia? ¿Tiene complicaciones?

De ninguna manera ya que la hacemos con una sedación muy superficial que permite al paciente estar prácticamente dormido. Además, los avances tecnológicos nos permiten hoy en día el uso de dispositivos milimétricos que se adaptan perfectamente a la anatomía del paciente, permitiendo una cistoscopia sin que el paciente note prácticamente nada y sin ocasionar problemas posteriores. En un pequeño porcentaje de los pacientes pueden sentir durante los 48h posteriores molestias urinarias e incluso sangrado que ceden de forma espontánea. Las infecciones no son frecuentes ya que damos una dosis antibiótica de seguridad a nuestros pacientes en quirófano.

logo blanco

Solicita tu cita

Contacta con nosotros y te responderemos lo antes posible.
Ir arriba
ICU-Málaga.com utiliza cookies propias para obtener información estadística. Al clicar en «Acepto» aceptas su uso.    Más información
Privacidad