Cáncer de Vejiga

¿Qué es el Cáncer de Vejiga?

El cáncer de Vejiga es la aparición de un masa o lesión producida por un crecimiento anormal de células dentro de la vejiga porque se rompen los mecanismos que controlan el crecimiento de las células. Ese fallo de control causa que las células crezcan con mucha velocidad y algunas en ese crecimiento adquieren cierto comportamiento agresivo.

¿Es frecuente el cáncer de Vejiga?

Es una patología muy frecuente común, siendo el segundo tumor urológica más frecuente en el varón tras el de próstata y el primero en la mujer. Su edad media de presentación son los 70 años con 27/100.000 varones y 6/100.000 mujeres en Europa.

¿Cuáles son sus causas?

  • El tabaco es el responsable del 50% de los casos por sus componente tóxicos con una periodo de latencia o sin presentar síntomas que puede llegar a ser de 15-20 años desde el inicio de exposición.
  • La exposición ambiental u ocupacional supone un 10% , como trabajos industriales con exposición a aluminio, tintes, pinturas, petróleos, caucho y textiles como son camioneros, peluqueros, trabajadores de tintorerías, imprentas, fábrica de papel, fontaneros o prótesis dentales.
  • Otros como inflamación crónica, radiación o exposición a quimioterápicos.

¿Cómo se origina el Cáncer de vejiga?

Actualmente, se conoce sólo en parte su origen y la progresión. Se han identificado sustancias que pueden fomentar el desarrollo de cáncer, siendo el TABACO la más importante en un 50% y otras como pinturas y solventes en un 20-25% de los casos.

La parte más superficial o más en contacto con la orina se denomina urotelio y es allí donde las células normales debido a la exposición a sustancias tóxicas, se transforman en cancerosas. La mayoría de los tumores quedan circunscritos a esta zona y la capa siguiente (lámina propia) y aún siendo tumores malignos su localización les confiera la característica de no ser invasores. Este tipo de tumores se denomina TUMORES SUPERFICIALES O NO MUSCULO INVASIVOS.

Sólo en el pequeño porcentaje de pacientes que ese tumor va más allá de estas dos capas e invade la siguiente o muscular, son los considerados más agresivos y tienen más riesgo requiriendo de terapias más agresivas como eliminación de la totalidad de la vejiga. Este tipo de tumores se denomina TUMORES MUSCULO INVASIVOS.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de vejiga?

El síntomas más común es la HEMATURIA o SANGRE EN LA ORINA. Esta sangre puede observarse durante la micción de a simple viste lo que llamamos hematuria macroscópica o por el contrario solo observarse cuando utilizamos el microscopio lo que denominamos hematuria microscópica, al realizar un examen general de orina.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de vejiga?

Cómo cualquier patología médica, la valoración inicial consiste en una historia clínica y una exploración física completa. Tenemos que conocer si el paciente tiene algún factor de riesgo como tabaquismo o exposición a agentes químicos.

El estudio inicial consiste en un análisis de orina y una ecografía abdominal ya que el origen del sangrado puede ser no solo de la vejiga sino de otras patologías como pueden ser cálculos o tumores renales.

La prueba diagnóstica más importante es la Cistoscopia que nos permite tener una visión directa del interior de la vejiga mediante un instrumento con una cámara en su punta que es flexible para poder explorar todas las caras de le vejiga que se llama Cistoscopio.

Si durante la cistoscopia observamos el tumor, describimos su tamaño, su localización y la apariencia para en un segundo tiempo eliminarlo en su totalidad y analizarlo.

El segundo paso se denomina Resección Transuretral de Vejiga o RTU V mediante la cual eliminamos el tumor y analizamos la lesión. Para ello utilizamos un instrumento denominado resectoscopio, que introducimos en la vejiga a través de la uretra y gracias a su cámara y una “cuchilla” especial que tiene en su punta podemos cortar la lesión y coagular la superficie para evitar sangrado. La lesión se remite al anatomo patólogo para su análisis y valoración. Este procedimiento viene a tardar unas 3 semanas.

¿Cuáles son las opciones para tratar los tumores superficiales?

El primer paso consiste en realizar una Resección Transuretral de Vejiga para poder eliminar la totalidad del tumor y remitir una muestra al patólogo para su análisis. Si el tumor es poco agresivo no necesita más tratamientos y el paciente se someterá a un periodo de varios años de seguimiento para valorar la aparición de nuevos tumores y poder tratarlos de forma precoz.

En algunos casos estos tumores son de una agresividad intermedia o de tamaño mediano por lo que hay que hacer una nueva Resección Transuretral de Vejiga en 4-6 semanas para evitar las posibilidades de que queden restos en la vejiga que han podido pasar desapercibido en la primera cirugía.

Una vez analizada la muestra y según unas tablas de riesgos establecidas por la comunidad científica, podemos plantear utilizar una quimioterapia o inmunoterapia intravesical

¿Qué es la son los “lavados vesicales” o quimioterapia e inmunoterpia intravesical?

La quimioterapia e inmunoterpia, conocidas comúnmente como “Lavados Vesicales” se refiere a la aplicación mediante una sonda vesical de sustancias dentro de la vejiga. Los agentes utilizados más frecuentemente son Mitomicina y Bacilo Calmette-Guérin (BCG). Evitan la nueva aparición de tumores y si aparecen evitan que sean agresivos. Son tratamientos que se dan durante largos periodos de tiempo que pueden oscilar de 1 hasta 3 años cuyos efectos adversos suelen ser a nivel local como escozor, molestias u orinar sangre entre otros.

¿Qué es la cistectomía?

La cistectomía consiste en la extirpación total de la vejiga junto con la próstata y los ganglios linfáticos cercanos en el hombre. En la mujer se extirpa vejiga, útero las trompas y a veces los ovarios a través de una incisión en el abdomen. Los uréteres se unen a una nueva vejiga creada a partir de intestino que puede estar colocada donde estaba la anterior orinando el paciente a través de su propia uretra o en el abdomen orinando a una bolsa. Este tipo de cirugía sólo se reserva para tumores vesicales muy agresivos o en aquellos que el tratamiento mediante resección e instilaciones de quimioterapia o inmunoterapia no consigue controlar la enfermedad.

Ir arriba
ICU-Málaga.com utiliza cookies propias para obtener información estadística. Al clicar en «Acepto» aceptas su uso.    Más información
Privacidad